Javier Vázquez vio: Los videojuegos españoles de 2020. Parte II: Mayo – Agosto

Arrancamos la semana con la segunda parte de nuestro repaso anual del videojuego español. Si hace un par de días hablábamos de los primeros cuatro meses del año, es el momento de analizar lo sucedido entre Mayo y Agosto.

Los primeros cuatro meses estuvieron marcados por la dura cuarentena que se vivió en la mayor parte del mundo. La industria española se resintió y se lanzaron muchos menos juegos. Sin embargo, con el final de la cuarentena y la especie de ‘tregua‘ que el virus dio en verano, la industria volvió a arrancar y nos dejó unos meses muy intensos. Todo lo que no pudimos ver en los meses anteriores se concentró en los meses estivos. Aún estamos en periodo navidad, así que os aconsejo tomar nota que seguro que en esta lista encontráis alguna propuesta para regalar por Reyes.

Mayo: agárrate, que vienen curvas

Al igual que ocurrió el año pasado, 2020 abre su época de buen tiempo y remojones en la playa con un mayo que también supone el inicio de la estación con más lanzamientos. Pero cuidadín, porque cantidad no siempre es sinónimo de calidad, y prueba de ello es este quinto mes donde encontramos de todo: algunos títulos con una calidad más que notable, pero también obras que no resultaron plato de buen gusto para los jugadores.

El primer título del que nuestra siempre fiable base de datos registra críticas es Tanks Battle War, la opera prima del estudio sevillano Hoguera Games que fue lanzada el día 14 para PC. Cuando nuestro jefe de redacción analizó este homenaje a lo retro, afirmó con satisfacción que Tanks Battle War coge un juego de 1985 y lo moderniza. Emula perfectamente la experiencia original y demuestra que el estilo arcade nunca pasa de moda. Un primer trabajo sencillo, pero bien realizado de Hoguera Games que además podemos disfrutar de forma gratuita en su web. En cooperativo, una apuesta segura.

Continuando dentro del género arcade y dentro de vehículos pero cambiando un poco el chasis, llegamos a Concept Destruction, un título lanzado el día 20 para todas las plataformas (PlayStation 4, Nintendo Switch, PC y Xbox One) con un planteamiento sencillo pero efectivo. En el juego de Thinice Games controlamos un pequeño coche hecho de cartón, y deberemos chocarlo contra el resto de contrincantes de celulosa de la pantalla, ya sea para sumar puntos o para ser el último vehículo que quede en pie (o, mejor dicho, en rueda). Los datos de DeVuego recogen un total de 17 críticas con resultados bastante dispares (una media de 60 puntos, pero con valoraciones que oscilan entre el 80 y el 40). La puntuación más alta vino de parte de Gamelegant, donde comentaron que Concept Destruction es un videojuego de destrucción de carreras de coches, donde nos divertiremos mucho pasando por los más de 4 modos de juego diferentes que tiene. El diseño de niveles y coches, simulando como si fuera todo de papel y carton, es muy agradable y acertado. Tiene modo multijugador donde podrás retar y competir contra tus amigos en línea. En Area Xbox, aunque también mencionaban las virtudes del juego, remarcaron sobre todo lo limitado de su contenido, afirmando lo siguiente: Hay suficientes mapas y coches para pasarlo en grande, pero a medida que jugaba, me dio la sensación de que faltaba contenido. No es que más sea siempre mejor, pero quizá unas habilidades diferentes para los coches o pruebas de otro tipo le hubieran sentado de maravilla.

Un poco más adelante en nuestra odisea por el calendario, el 25 de mayo, se publicaban en Steam los juegos que supusieron el proyecto de fin de grado de los estudiantes de la U-Tad (el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital). En el primero de ellos, Noise Hunters, sus creadores (quienes han adoptado como nombre de estudio el título del juego) nos presentan un juego de sigilo donde debemos utilizar las ondas sonoras para poder ver e interpretar el escenario que nos rodea. Hopebringers, por su parte, es un título de rol táctico desarrollado por Critical Miss Games. Burn me Twice (Null Refernce Studios), uno de los más aclamados, nos sitúa en una aventura narrativa donde deberemos investigar y resolver crímenes para salvar nuestra propia vida, la de la bruja Abigail. En la otra cara de la moneda, WayToYaatra Company publicó Way to Yaartra, un título de plataformeo mucho más centrado en el gameplay donde debemos ayudar a un pequeño peregrino a escalar el sagrado monte Itkinkalla. Finalmente, Agent 00, desarrollado por Not A Serious Game Studio, propone cantidad de puzles donde deberemos adoptar el papel de un espía soviético e infiltrarnos en edificios del gobierno de los Estados Unidos durante la Guerra Fría. Si queréis conocer las opiniones desarrolladas del equipo de DeVuego sobre estos maravillosos proyectos, podéis escucharlas en el episodio número 8 de DevCast, el correspondiente al mes de mayo.

Practicamente en el tiempo de descuento, dos días antes de cerrar el mes, un juego más aterrizaba en Switch, Xbox One y PC, causando también una alta disparidad de opiniones entre la crítica (valoraciones tanto positivas como negativas, y notas que oscilan entre el 80 y el 30). Indicalipse, de Jandusoft, nos pone al control de un grupo de chavales que pretende desarrollar su primer videojuego y, para escenificar este proceso, alterna entre una jugabilidad estilo aventura gráfica, y algunos minijuegos que parodian algunos de los títulos más famosos del medio. Os seré sincero: el juego no me gustó. Más allá de un gameplay que no tiene mucho que ofrecer, creo que su mayor error fue buscar un tono humorístico y de autoreferencia pero pasarse de frenada, de forma que sus “bromas” terminan siendo más ofensivas que graciosas. En mi análisis intenté destacar también lo positivo del título, pero aun así mi valoración fue la que tenía que ser: a pesar de que veo cómo la mayoría de sus componentes funcionan, el resultado final se me hace muy difícil de recomendar. Repito, algunas partes sí que son divertidas, sobre todo cuando las referencias se llevan con más sutileza o cuando consiguen que una escena sea graciosa sin necesidad de faltar al respeto […] Si os llama mucho la atención, pues no sé, podéis darle una oportunidad. Descubriréis un título con minijuegos entretenidos y una dirección artística bastante chula. Sin embargo, yo me siento incapaz de recomendar Indiecalypse.

Por citar un ejemplo de cada, diré que en NaviGames encajaron mejor su guion, de forma que su opinión sobre el título fue sustancialmente positiva: JanduSoft lanza un juego pequeño, consciente de sí mismo, y sin más pretensiones que la de caricaturizar el arduo camino de los desarrolladores independientes. La ejecución es tosca en el sentido más halagador del término, con tono tan tópico, macarra y bestial como los de las series web de los 2000, solo que con la categoría: videojuegos. Pero en Nintendo Life, aun sin hacer mención del humor negro que luce con orgullo el título, terminaron bastante descontentos con el resultado jugable: Indiecalypse just isn’t any fun to play. Maybe the very act of making these gaming parodies play so badly is a deep meta joke in and of itself. In which case, you got us. But we think the real joke is on the person who drops good money on this game. Una muestra más de que para gustos, colores.

El calendario termina de completarse con algunos títulos como Custodio Animae, de Curso Católico, Train Dispatcher, desarrollado por Adanzapps, o Confinadventure, una aventura gráfica de Artline con constantes referencias a las medidas contra el coronavirus que este mismo mes dejábamos atrás. También fueron lanzados en este mes de mayo el quinto capítulo de Song of Horror, el survival horror de Protocol Games, Golf Legends, de Campero Games, Elva the Eco Dragon, creación del estudio Titan Deep Space Company, y En busca de un legado, la aventura gráfica de Akkad Estudios. Finalmente, cierra la lista Pilots of Darsalon, un mata-marcianos arcade y retro como pocos, desarrollado por Dr. Kucho! Games.

Junio: intensidad veraniega

Llegó el veranito. Tras meses de cuarentena, las buenas temperaturas y el descenso de las cifras de contagios parecía darnos tregua y todos empezamos a salir a la calle. Para muchos, aquello fue un error que estamos pagando ahora. Quién sabe. Lo que sí que podemos afirmar es que el videojuego español volvió a la carga y, como sucedió en Mayo, fue un mes intenso y cargado de lanzamientos.

Curiosamente, uno de los lanzamientos más importantes de Junio no tiene nada que ver con el verano: hablo de 1971: Project Helios, de RECO Technology. Este juego de estrategia por turnos en el que controlamos hasta a 8 personajes nos transporta a un futuro apocalíptico, hostil y congelado con la difícil misión de encontrar a la doctora Margaret Blythe. Un videojuego bien trabajado, muy equilibrado en los personajes y poderes, difícil y con una ambientación y banda sonora, compuesta por Xabi San Martin, de La Oreja de Van Gogh, de mucha calidad. El videojuego recibió críticas muy dispares, que van desde el 80 en el mejor de los casos hasta al 40 en alguna excesivamente negativa. Como la verdad suele estar en el centro, vamos a rescatar un par de críticas más moderadas: en Anait, chiconuclear lo puntúa positivamente (70) aunque precisa que el juego tiene problemillas que pueden empañar la experiencia: Sería una pena que estas asperezas hicieran que 1971 Project Helios no llegara a un público que sin duda podría disfrutarlo mucho, por cómo entiende algunos puntos fuertes de su género y por la suavidad y buena mano con que introduce sus ideas propias, que acaban teniendo presencia y ganando protagonismo. En Vandal, Ramón Varela firma una crítica muy precisa de lo que es el juego: Si quieres probar nueva estrategia indie, 1971 Project Helios es una buena opción que da muestra de lo que pueden hacer los equipos españoles al margen de los dos o tres estudios de más renombre. La única pega es que deja ese sabor agridulce de lo que podría haber sido con un poco más de atención a cuestiones que entorpecen la diversión (…) No aspira a reinventar el género, ni marcará un antes y un después, pero transmite la pasión que ha puesto Reco Technology en construir este mundo de condiciones tan duras.

Uno de los – muchos – dramas del año fue la suspensión de los eventos deportivos. Como futbolero que soy, la cancelación de la Eurocopa fue un palo muy gordo. Quizás por eso me alegré tanto con el lanzamiento de Super Soccer Blast, de Unfinished Pixel. Este estudio se ha especializado en los últimos años en el lanzamiento de videojuegos deportivos arcade con una estética cartoon que buscan la diversión, apuestan por el multijugador local y huyen del realismo; ahora le ha tocado al fútbol. Quizás se queda algo lejos de la calidad de Super Tennis Blast (que tiene un 80 de media, una locura), pero la valoración media de Super Soccer Blast es positiva. Kenny Barranco escribió lo siguiente en su crítica: Super Soccer Blast rechaza todas las convenciones actuales de las sagas de simuladores de futbol a la vez que come de lo que estas sembraron hace más de 20 años. Unfinished Pixel aplica así lo que viene haciendo en sus anteriores juegos —Super Volley Blast y Super Tennis Blast—, simplificando el deporte y sirviéndoselo en bandeja como puerta de entrada a los más pequeños y pequeñas de la casa, lejos de micro transacciones y sobres de cromos. Todas las críticas parecen coincidir en que Super Soccer Blast cumple con lo que promete: diversión directa y accesible; en Revogamers, Javier Aranda dice: Super Soccer Blast es lo que la gente puede esperar de un título así. Un arcade indie de fútbol sin demasiadas pretensiones y que consigue divertir de manera sencilla. Tiene recorrido para mejorar en toques de balón para ser más dinámicos, en su cámara, falta de online o en cantidad de contenido para un jugador, pero al igual que hicieron con su título de tenis, Unfinished Pixel ha vuelto a crear algo accesible y directo.

También en Junio se lanzó en Steam Libertad o Muerte! un juego de Headquarter inusual tanto en género como en argumento. Se trata de una especie de juego de estrategia similar al RISK pero ambientado en las guerras de independencia colonial americanas. Una propuesta que ha pasado desapercibida, dirigida a un público de nicho, pero muy interesante. En su momento dije lo siguiente en la crítica : Libertad o Muerte es tan fácil de describir como que es un juego de mesa trasladado al ordenador. Su principal aliciente es ofrecernos estrategia militar ambientada en una época histórica tan poco tratada como las guerras de independencia colonial. Su funcionamiento va mucho más allá de tirar dados y sacar más que el enemigo; habrá que tener en cuenta la salud y moral de nuestros soldados, la presencia de líderes y cartas con información histórica que pueden alterar nuestras partidas. La pega la encontramos en lo confuso del aprendizaje y de algunas mecánicas que nunca parecen estar claras del todo como el reparto de recursos, puntos de victoria o el uso de barcos. Con todo, un juego entretenido y divertido pensado para los amantes de los juegos de mesa y la estrategia. Sólo hay otra crítica positiva registrada en la base de datos, del medio inglés Save or Quit y escrita por Fnord que lo califica positivamente: While this game might not be as complex, or deep, as something like Revolution under Siege by AGEOD, it never really tries to be that, this is a light wargame, that has a simple yet functional rule system, and the developers have done a good job at representing the chaos of the conflict. And most importantly, it’s a fun game.

Mitad de Junio nos dejó uno de los lanzamientos más ansiados, de más calidad y también que mejor han funcionado en el mercado del año: el esperadísimo Summer in Mara de Chibig llegaba a nuestras consolas. Summer in Mara continúa por la senda de Deiland y nos propone una aventura tranquila en un paradisíaco archipiélago por el que podremos navegar, cultivar y hacer recados a todo tipo de simpáticos personajes. Un videojuego que destaca especialmente por su profundidad narrativa y la construcción de sus personajes. A mi me parece una excelente propuesta, aunque la crítica es variada y encontramos desde notas de 90 hasta a suspensos bastante crueles. En uVeJuegos, Alberto Hernanz lo valora positivamente:  La libertad y los escenarios más grandes son el principal reclamo respecto al anterior trabajo del estudio, pero sí que vemos cierto continuismo en cuanto a mecánicas o desarrollo de misiones. En cualquier caso estamos ante un videojuego con el que disfrutar pausadamente y con el que además inculcar valores fundamentales a los más pequeños, y bueno, a cualquier persona que disfrute del juego independientemente de su edad. Para la mayoría de la crítica, parece que Summer in Mara ha intentado abarcar demasiado y se ha quedado por el camino, con mecánicas repetitivas y haciéndose algo largo. En esta línea va, por ejemplo, Chiconuclear en Anait: Es humilde, y no me gustaría que diera la sensación de que las cosas que le echo en cara están relacionadas con su humildad, pero a veces da la sensación de que Summer in Mara abarca más de lo que puede apretar (…)  Es digno de elogio el giro definitivo hacia la no violencia, y hay que reconocerle a Chibig no solo la buena intención sino también la inteligencia con que continúan lo que empezó Deiland llevándolo a un sitio totalmente nuevo y único; por desgracia, su amabilidad se choca con una colección de asperezas difíciles de ignorar, y que hacen un poco más indigesta una de esas propuestas por las que es difícil no sentir simpatía. Otra crítica en esta dirección es la de Paula García en Eurogamer: Al final, si hay que sacarle alguna pega al juego es, quizás, que sus ambiciones artísticas y narrativas parecen demasiado grandes para lo que, al final, dan de sí sus mecánicas. No es que no haya suficiente historia que contar, ni que el mundo no sea lo suficientemente amplio ni interesante de explorar, sino que el número de cosas que se pueden hacer es limitado, y muchas veces entramos en la inercia de ir de aquí para allá sin fijarnos demasiado, de repetir el mismo tipo de tareas una y otra vez. 

Junio aún se reservó sorpresas para el final de mes, como Safe Climbing de Flat Cat Games. Una propuesta gamberra, cuyo principal objetivo es sacarnos una sonrisa, en la que tenemos que escalar una montaña al tiempo que morimos de divertidas y grotescas maneras. A nuestro redactor, Pablo Casado Aguilar, le gustó: Safe Climbing es un juego que tiene alguna buena idea y que entretiene lo justo a lo largo de su corta duración. Se apoya en el humor negro para hacer interesante una subida en la que el ingenio para encontrar la forma de evitar las trampas y la habilidad para no morir en ellas son la base del juego. Es un juego enfocado a alguien que quiera reír solo o con amigos con las macabras muertes del personaje y gritarle a la pantalla unas cuantas veces, pero en general se queda corto en cuanto a contenido, ideas y mecánicas variadas. Éstas últimas aportan un toque de frescura a la fórmula pero son tan escasas que no consiguen levantar totalmente un desarrollo que siempre está basado en morir y encontrar cómo superar esa amenaza.

Es obligatorio dejar espacio siempre para el incombustible Locomalito, que saca videojuegos con más frecuencia que yo análisis. Junto con Gryzor, en Junio nos regalaron la entretenida, adictiva y gratuita propuesta de Solar Gladiators. Un juego arcade en el que tenemos que derrotar a 15 oponentes distintos sin perecer en el intento. Como todo lo que hace Locomalito, la diversión retro está más que asegurada.

El último día del mes nos dejó Seven Doors, una propuesta de puzles de Indigo Studios. Como su nombre indica, el juego se estructura en 7 salas, cada una con un puzle diferente. Nuestra compañera, Tamara Morales, dio su aprobación con algún que otro matiz lingüístico: Seven Doors es una gran apuesta por los puzles y sabe integrarlos de manera magistral en las diferentes ambientaciones —o salas— que nos presenta. El hecho de que los idiomas no estén tan bien cuidados como la historia y la ambientación, hace que la experiencia del juego no sea tan disfrutable, y puede complicar los acertijos que en inglés tienen un componente más literario que en español, donde la traducción literal le quita esa sensación de fantasía que impregna cada habitación.

Junio se completa con el lanzamiento de Diana Cave Adventure, una propuesta retro para MSX de Oniric Facto. Hay que señalar también la gran presencia de lanzamientos de calidad en acceso anticipado: Kharon’s Crypt de Andromeda Project, The Waylanders de Gato Studio, Crisis VRigade 2, un juego en RV de Sumalab y Angels on Tanks, de Ninju Games

Tras unos meses sin lanzamientos, en Junio volvió la publicación de libros sobre videojuegos con La última exploradora: Un recorrido por la saga Tomb Raider, de Paula Sáez y publicado por Héroes de Papel. En las páginas del libro encontraremos un gran análisis y repaso de la figura de la carismática aventurera Lara Croft. Nuestra compañera Sam Sempere quedó encantada con el libro y así lo reflejó en su reseña: Desde el inicio transmite la sensación de ser una obra fan con aspiraciones mucho más elevadas. Con Paula no solo recorremos los juegos, estudiamos el universo Tomb Raider y lo hacemos a través de una auténtica devota que transmite su saber con pasión. Solo por eso merece la pena concederle una oportunidad.

Julio: juegos desconocidos

Junio fue un mes especialmente intenso en cuanto a lanzamientos. Parecía que todo lo que no llegó durante la cuarentena se lanzó durante dicho mes. Julio, sin embargo, fue un mes mucho más tranquilo, pero con propuestas igualmente interesantes que, desgraciadamente, pasaron muy desapercibidas.

El primer juego a destacar es eXplosive Dinosaurs, de RAWR Lab; una propuesta de minijuegos concebida para ser jugada en modalidad multijugador con amigos. Las críticas que cosechó no son numerosas ni demasiado positivas; Goruni en su crítica pareció aprobarlo por los pelos: No nos engañemos, el juego es muy cutre en la factura técnica (…) Todo en el juego te dice que te alejes de él. Sin embargo, cogerlo con amigos y poner cualquiera de los minijuegos ya hace que puedas pasar un rato divertido. Hay que poner un poco de tu parte, claro, pero es que los errores pueden hacer la experiencia hasta más graciosa. La opinión más optimista la encontramos en el medio Gert Lush Gaming, que dice lo siguiente: This is a game that is just built for pure local multiplayer hilarity! With its simple cartoon graphic style, kids will gravitate towards it and when you add in easy to use controls it’s a game anyone can jump in and play. The library of games is huge and varied from Snake re imaginings to endless runners to flappy bird to maze running, the game really does cater for everyone.

A mitad de Julio se publicó Elliot, de Plain and Game Studio, un juego de plataformas 2D de estética simpática, pero de dificultad endiablada. Nuestra redactora Isthar siempre se ha movido entre la frustración por la dificultad y la adoración por el simpático Elliot. En su crítica, lo valoró muy positivamente: Elliot es un reto incluso para jugadores expertos. Nos enfrentaremos a niveles imposibles en apariencia, con mil y una cosas que matan a nuestro personaje, (pinchos, abismos, minas, monstruos…) desde el tutorial, con Manuel dándonos consejos. […] El juego es una pasada, a pesar de la frustración que da algunas de sus fases. Es difícil, bonito, con una BSO que maravilla y si lo que buscáis es un plataformas PURO Y DURO, desde luego elegid Elliot que no os defraudará. También en NaviGames, el compañero Regas pareció disfrutarlo pese a pasarlo algo mal con algunos niveles: En definitiva, Elliot es un plataformas bastante sólido. Aunque tenga algunas cuestiones de diseño que hagan su experiencia algo que puede llegar a frustrar y a veces puedas llegar a desorientarte dentro de los niveles, en general es una experiencia bastante positiva.

Siempre hay casos de juegos que pasan totalmente desapercibidos y los descubrimos realizando este texto recopilatorio. Es el turno de uno de ellos: Max and the Book of Chaos, de Orenji Games. Se trata de un juego arcade de acción 2D con un aspecto gráfico estilo cartoon. Un juego del que no tenemos ni una sola crítica registrada pero que, por lo que podemos ver en el trailer, parece un run and gun muy interesante.

El juego que más focos captó – y tampoco fueron muchos – fue sin duda Naught, de WildSphere. Este plataformas se sale de la tónica habitual ya que no controlamos al protagonista, sino que tenemos que mover y girar el entorno en el que se mueve. El juego cuenta con 40 desafiantes niveles – más un DLC – y con una estética en blanco y negro que ha parecido gustar mucho a la crítica. Sergio Martín en 3DJuegos lo puntuó con un 70: Una propuesta no del todo original pero bien planteada, dotada de una ambientación en blanco y negro muy elegante y que posee un nivel de desafío bien ajustado. Puede resultar algo mareante por sus características durante sesiones prolongadas para ciertos jugadores, pero se trata de un título bastante llamativo y recomendable dentro de su género. Eso sí, parece que la propuesta de ir girando el escenario lo hace algo mareante. En Cosas de Chicas Gamers, Raúl Pinto también lo aprueba: Naught es juego de plataformas donde tendremos que controlar la gravedad a través de la cámara para avanzar. Puede hacerse algo difícil, además de que, la dificultad no es gradual, pero con el tiempo te acabas acostumbrando. Fuera de la dificultad, el juego se percibe como un título ameno y agradable que se disfrutara sin mucho quebradero de cabeza, aunque sí necesita de cierta habilidad. Es aconsejable para tomar un descanso entre entregas largas, ya que amenizará la transición.

Más allá de esto, en Julio también se lanzaron dos propuestas retro de Héctor Toro: ClamKnight y They Keep me Rollin’; Kronno Zomber, de Kaiju Games para iOS y Android; el episodio 6.3 de Chronicles from 4.012 de Toxic Squad; Pink Gum, de Mad Cream Games y Lapso: Nimbo, de islaOliva, una especie de prólogo del futuro juego Lapso

Agosto: calidad sobre cantidad

Bien, como resalto en el título de este apartado, agosto fue, al igual que ha sido desde hace algunos años, un mes con pocos lanzamientos. Sin embargo, eso no quita que en esta ocasión, los pocos que salieron fuesen de una calidad destacable. Os recomiendo hacer una rápida visita al frigorífico antes de seguir leyendo para rescatar de detrás de los guisantes congelados algún polo de horchata y así meteros más en el mood veraniego. Venga va, yo os espero por aquí.

¿Ya? Bien, pues comencemos.

El primer juego nos llegaba el tercer día del mes de la mano de Vega Games, y pertenecía a un género tan poco común en el desarrollo español como son los metroidvania. Cursed Gem, que así es cómo se llama, nos pone al control de Oliver, y junto a él deberemos explorar la extraña maldición que rodea a la cueva en la que nos encontraremos. Sofía Francisco (chicabits), quedó realmente satisfecha con esta aventura, y prueba de ello es la conclusión de su análisis para DeVuego, donde decía que: Sin duda, Cursed Gem es un juego que no debes perderte si eres amante de los plataformas, los metroidvanias y los juegos de dificultad alta. No te aburrirás entre sus más de diez niveles y más de ochenta habitaciones cuyos diseños lejos de resultar lineales, harán que más de una vez te rompas la cabeza.

Un día más tarde, Mighty Polygon lanzó el que terminaría siendo uno de los títulos mejor valorados del año. Con una propuesta de puzles en primera persona basados en físicas y magnetismos, Relicta obtuvo una valoración media de 79 y fue analizado por 29 medios distintos, de los cuales solamente cinco le dieron menos de un 7/10. Nuestro estimado Goruni analizó su versión para PC (aunque también fue publicado en PlayStation 4, Xbox One y Stadia) y en su análisis terminó apuntando con rotundidad que Relicta es un magistral juego de puzles que utiliza todas sus mecánicas de manera eficiente y que propone al usuario una progresión coherente, asumible y tremenda adictiva. Quizás un poco más de mimo en el hilo conductor o en algunas secciones demasiado planas terminaría de redondear un título con una jugabilidad sobresaliente. Si eres fan de los juegos de puzles, el debut de Mighty Polygon es de compra obligada para ti.

Por otro lado, entre la larga lista de webs que analizaron el juego, se encuentran grandes nombres de la prensa como IGN España, que con un 85 de nota final, describían sus sensaciones como Grata sorpresa la que nos ha dejado el estudio valenciano Mighty Polygon con su juego de rompecabezas. Pese a contar con un pequeñísimo número de desarrolladores, han conseguido un juego que puede competir de tú a tú con otros grandes del género como The Turing Test o QUBE 2. También Ramón Valera, en Vandal, escribió sobre el juego, y nos dejó una review que alagaba la calidad del diseño de sus niveles: Con un planteamiento típico del género, Relicta da una vuelta de tuerca a los puzles de cajas, interruptores y puertas gracias a la mecánica del magnetismo. Sin grandes sorpresas, pero con calidad para contentar a los más exigentes.

Tras pegarle un par de lametazos al helado (porque se estaba empezando a deshacer y, ya sabéis, la horchata pringa como una condenada), podemos continuar con Unmemory, el juego desarrollado por Patrones y Escondites y publicado tanto en dispositivos móviles como en PC el 27 de agosto. En esta —según los propios creadores— intersección entre la literatura y el juego, encarnaremos a un miembro de de los Killer Kittens, una banda de ladrones de guante blanco poseedores de un gran botín del que solo nosotros conocemos la ubicación. El girito, como podréis imaginar, es que no recordamos nada, de modo que a través de puzles de lógica y diferentes acertijos deberemos ir recuperando nuestros recuerdos. En DeVuego, Isthar Vega describió el título barcelonés como el juego perfecto para llevar en el bolsillo. Es una novela inmersiva ambientada en los 90, un thriller que nos tendrá en vilo durante sus 8 capítulos. Marta Trivi, en cambio, ahondaba un poco más en la disonancia entre sus dos propuestas (la narrativa y la jugable) en su crítica para Anait: El principal defecto de Unmemory es que aunque todo está muy trabajado, ambas partes no están equilibradas, y leer supone un placer mucho menos satisfactorio de lo que aporta el jugar, haciendo que las partes más centradas en la narrativa no resulten tan estimulantes. Sin embargo, es evidente que el estudio catalán parte de una buena idea y cierta rebeldía que les impide quedarse cómodos dentro de los límites impuestos por un género. Y con un debut como este, que no duden en contar conmigo de cara a la próxima historia.

Los lanzamientos de este segundo cuatrimestre de 2020 se completan con NUI, un título de puzles y plataformas desarrollado por David Fernandez, y BMX The Game, el juego de acrobacias biciletiles publicado en early acces por Barspin Studios.

Con esto terminamos el repaso al segundo tercio del calendario de 2020, una horquilla de cuatro meses que sin duda nos ha dejado algunos de los videojuegos más esperados del año. Tras esto, solamente nos queda un artículo más para cerrar estos doce meses de videojuegos españoles, turbulentos y accidentados como pocos. Si todo va como tiene que ir, publicaremos la tercera entrega del reportaje el último día del año, así que sin mucho más que decir nos despedimos de vosotros, estimados lectores, y os citamos por aquí el 31 de diciembre. Recordad, eso sí, traer un puñadito de uvas (si las peláis o no ya es elección vuestra), ropa interior roja, y una libretilla para tomar nota de los títulos de los que hablaremos. Puede que entre ellos se encuentra vuestra última compra de 2020, o la primera de 2021.

La entrada Los videojuegos españoles de 2020. Parte II: Mayo – Agosto se publicó primero en DeVuego Blog.

Ver Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s